EL TIEMPO Buenos Aires

Breezy

T16°
Breezy

Min: 16°C    Max: 18°C

suscribirse
Recibir resumen períodico
de las noticias y artículos
más destacados del diario.

Mientras los sioux lakota se aprestan a defender Standing Rock de la decisión de Trump de reiniciar las obras del oleoducto, el presidente dice que nadie lo ha llamado por teléfono

Cuando en las generaciones futuras algún joven investigador intente comprender los hechos ocurridos durante la protesta realizada en la reserva sioux de Standing Rock contra la construcción del oleoducto Dakota Access Pipeline, seguramente descreerá de lo que los documentos pongan frente a sus ojos.

Durante meses, representantes de 300 tribus norteamericanas junto a grupos ambientalistas y simpatizantes de todo el mundo (incluidos veteranos de guerra estadounidenses) llevan adelante un acampe en la reserva sioux de Standing Rock en medio de un crudo invierno con el objeto de impedir el paso del mencionado oleoducto por debajo del lago Oahe y el rio Misuri.

Dicha construcción, planificada sin consulta previa a los pueblos indígenas que habitan la zona, pone en peligro la calidad del agua consumida por los nativos del lugar y los pobladores de todo el curso del Misuri en caso de contaminación por derrames. Además, afecta enterratorios y sitios considerados sagrados por los sioux lakota.

Por otra parte, la falta de consulta ha sido y sigue siendo sentida por los indígenas como un ataque a la soberanía tribal garantizada, si bien no siempre respetada, por sucesivos tratados y acuerdos con el gobierno federal a lo largo de la historia. Es importante recordar en este sentido la Orden Ejecutiva 13175 del año 2000,titulada de Consulta y Coordinación con los Gobiernos Tribales Indios, que lleva la firma del ex presidente Bill Clinton, por la que se requiere a las agencias federales la consulta con las tribus en el tratamiento y ejecución de políticas que pudieran impactar en sus comunidades.

El golpe de gracia, sin embargo, se produjo el 24 de enero de este año cuando, el recién asumido presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, firma un memorándum recomendando la reactivación del Dakota Access Pipeline y el Keystone XL, ambos oleoductos suspendidos por el gobierno de Barack Obama hasta nuevos estudios medioambientales y su planificación por recorridos alternativos.

La intempestiva decisión de Trump se produce en medio de una suerte de estallido de fuegos de artificio donde el mandatario produce una serie de acciones y planteos con los que busca mostrarse en un climax de autoritarismo y arbitrariedad frente al mundo.
Así, en un santiamén, entre otras cosas, anuncia la construcción de un muro en la frontera con México a costas de dicho país y prohíbe la entrada a Estados Unidos de musulmanes provenientes de determinados lugares del mundo países aduciendo razones de seguridad nacional.

Muchos de los acampantes de Standing Rock respaldaron la serena reacción del líder de la reservación, Archambault II, quien inició el camino de los recursos legales y la búsqueda de apoyo político. Dice: “Seguiremos buscando las opciones legales a nuestro alcance”.

Por su parte, el 27 de enero, Robert Flying Hawk, jefe de la Tribu Sioux Yankton escribe una carta a Trump pidiéndole que ponga a disposición pública la documentación en la que se basó el polémico memorándum, aparecido sorpresivamente siete días después de la publicación del Departamento del Ejército sobre una “Noticia de intención de preparación de una declaración de impacto ambiental referido al Dakota Access Pipeline”. Sin tratar de expresarse en términos diplomáticos, Flying Hawk agrega que el memorándum parece haber sido redactado no por el Departamento de Justicia o en alguna oficina de la Casa Blanca, sino por los abogados de las compañías propietarias de los oleoductos. Y luego manifiesta la generalizada sospecha de que el memo responde más a los interesas comerciales del presidente que a la concertada responsabilidad de los Estados Unidos con respecto a las tribus indias. No tuvo respuesta.

El 31 de enero, el informe del ejército da por tierra con las esperanzas de Flying Hawk al notificar que se ha autorizado al Cuerpo de Ingenieros del Ejército a proceder con la construcción necesaria para completar el Dakota Access Pipeline. El 2 de febrero la consecuente protesta de los “protectores” acampando en Standing Rock es reprimida y 76 personas, entre las cuales se incluye una periodista que se hallaba cubriendo las noticias, son arrestadas y luego liberadas.

Desde entonces, los medios no han dado cuenta del avance de los trabajos en Standing Rock, pero hace pocos días, el 11 de febrero, la cadena ABC News publicó el video donde Donald Trump vuelve a referirse al Dakota Access Pipeline. Lo transcribimos en forma completa, con el añadido de los comentarios intercalados por los editores:

Trump: “Como ustedes saben, aprobé la terminación de dos oleoductos. Nunca pensé que era un tema tan polémico. Los aprobé y no he tenido un solo llamado telefónico por parte de nadie”
Comentario sobreimpreso: La Casa Blanca no ha tenido un solo llamado porque los teléfonos no están conectados. Es difícil recibir llamadas cuando los teléfonos no funcionan.
Trump: “Y, ustedes saben, hay mucho trabajo en juego. En el caso de Keystone, tenemos 32.000 puestos de trabajo potenciales”
Comentario: Este número es falso. Keystone crearía 50 puestos de trabajo permanentes, y eso es bastante menos que 32.000
Trump: “Y, ustedes saben, hice el Dakota Pipeline y nadie me llamó para quejarse. Esta compañía gasta miles y miles de dólares y de pronto aparece gente oponiéndose. Eso no es leal para con las empresas”
Comentario: El CEO de la empresa Dakota Pipeline donó muchos millones para la campaña de Trump, que además fue un importante inversor de la misma. Se sospecha que todavía lo es.
Trump (a modo de conclusión): Creo que todos seremos felices finalmente.
Comentario: ¿Eres tu feliz? Dile al presidente que conecte su teléfono y nos escuche.
@RealDonaldTrump #turnonyourphone

Se acercan días de decisiones judiciales y existe una clara voluntad de seguir reclamando aunque los fallos sean adversos. Dice Jon Eagle Sr, funcionario del área de preservación histórica: “No tenemos más elección que la de resistir. Luchamos por el futuro, por las próximas siete generaciones”

Es alarmante, sin embargo, constatar en qué medida el futuro de esas siete generaciones se juega en una línea de teléfono que no funciona.

Por María Ester Nostro

Fuentes:
Native American News
Native Daily Network
Indian Country Guardian
Fecha: 16/2/2017

Notas relacionadas

El Orejiverde es un proyecto apoyado por Fundación Felix de Azara Fundación de Historia Natural Félix de Azara, con el auspicio de:

Del nuevo extremo Grupo Editorial
Lof Vicente Catrunau Pincén
Universidad Nacional de Tres de Febrero

y los auspicios institucionales de

UNGRAL
PAZ Y JUSTICIA
TEFROS
RELATOS DEL VIENTO
CCAIA
Takiwasi
Genocidio
Pressenza
Universidad Popular Originaria
Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social
Grupo Documenta
Ministerio de Educación
Grupo Inernacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas
Servicios en Comunicación Intercultural
BLIBLIOTECAS RURALES DE CAJAMARCA
Logo del Movimiento en Defensa de la Pacha
 ProArHEP del Departamenro de Ciencia Sociales de la Universidad Nacional de Lujan
 Universidad Nacional de Lujan
Tigre Municipio
PCCA
BIOANDINA ARGENTINA
MUSEO ETNOGRAFICO
RADIO YANDE
INAI

2015. El Orejiverde. Idea y Dirección General CARLOS R. MARTINEZ SARASOLA. Domicilio legal: Jorge Newbery 1873, 3ro B (1426) CABA.
Número de Registro de Propiedad Intelectual 5244912. - Website realizado por arazifranzoni