EL TIEMPO Buenos Aires

Despejado

T
Despejado

Min: 2°C    Max: 10°C

suscribirse
Recibir resumen períodico
de las noticias y artículos
más destacados del diario.

Un reciente informe alerta sobre el peligro de una sexta extinción masiva de especies mientras un gigantesco iceberg se desprende de la Antártida ¿Seguiremos sin escuchar las señales?

Un reciente artículo publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, escrito por investigadores de la Universidad de Stanford y de la Universidad Nacional Autónoma de México, informa que el planeta Tierra se encamina a la sexta extinción masiva de especies de vertebrados.

La población de más del 30 por ciento de estas especies –sostienen sus autores- está disminuyendo tanto en tamaño como en alcance, lo que demuestra que la extinción "es más grave de lo que se percibe".

La aniquilación biológica

Este sexto evento se diferencia de los anteriores -por ejemplo la quinta extinción, la de los dinosaurios, hace 65 millones de años- en que los primeros cinco fueron causados por un factor externo, mientras que el impacto actual es causado por el ser humano, con acciones como la caza, el comercio y la sobreexplotación del territorio. Según el estudio, sólo hay entre dos y tres décadas para revertir la situación.

Los científicos describen esta situación como una "aniquilación biológica” y consideran que "la humanidad pagará con el tiempo un precio muy alto por diezmar el único montaje de vida que conocemos en el universo". Para ellos, este exterminio también tendrá "serias consecuencias ecológicas, sociales y económicas".
Esta alarmante advertencia sobre nuestro futuro inmediato no es nueva. En 1997, el paleontólogo Richard Leakey publicaba en colaboración con el bioquímico Roger Lewin, un libro crucial: “La sexta extinción”. En el señalaban que “cada año, el hombre barre de la faz de la Tierra a trescientas especies vivas. Y la sexta extinción amenaza al planeta entero, incluida la especie Homo Sapiens…Si no empezamos a tomar conciencia de las consecuencias devastadoras de nuestra conducta rapaz y aniquiladora, irremisiblemente la especie humana caerá (tras el mastodonte, el alca gigante, la paloma migradora y sus demás víctimas) en el olvido de la extinción”

Unos años después y en línea con este pensamiento , John Lovelock, uno de los cien pensadores más importantes e influyentes del mundo pintaba en su libro “La venganza de Gaia” un panorama muy poco esperanzador para la Tierra.

La crisis ambiental y el factor humano

Paralelamente al artículo de Proceedings, una noticia daba cuenta del impactante desprendimiento en la Antártida de un gigantesco iceberg que ya navega con destino incierto. Informes posteriores intentaban cierta tranquilidad al hablar de “una situación natural sin consecuencias…” Pero el sentido común nos dice que no todos los días sucede que un iceberg del tamaño varias veces mayor a una ciudad como Buenos Aires o Madrid ande vagando sin rumbo fijo por los océanos.

Tormentas polares extremas, incendios devastadores, inundaciones que anegan tierras cada vez más extensas, pedazos de continentes desprendidos, desaparición constante de especies animales y vegetales, conforman un cuadro de crisis ambiental en donde el ser humano por primera vez en la historia –y esta es la gran novedad- es uno de los principales responsables, sino el máximo.

El Hombre es la única especie que aniquila a todas las demás llegando hoy al punto límite de estar en condiciones de autoextinguirse, y en el mejor de los casos de generar la destrucción sistemática y progresiva de la naturaleza y todas sus formas de vida.

Ante este cuadro desolador ¿podremos percibir detrás de estos graves acontecimientos y de los informes pesimistas de cada vez más científicos las señales que ellos implican y a las que deberíamos prestar mucha atención? Por lo pronto podemos sumar aquí a las cosmovisiones indígenas que en sus mitos de origen atesoran mensajes que ya no son solo para ellos sino para toda la humanidad.

Los mensajes de las cosmovisiones originarias

No todo es negativo. Junto al impulso depredador que también anida en la especie humana, convive la otra cara, la del respeto, el cuidado y la relación amorosa con el entorno y los demás seres vivientes. Hoy, una porción cada vez más amplia de la humanidad tiene consciencia de la crisis terminal de la Tierra, y toma también en cuenta para ello los conocimientos y sabiduría de los pueblos originarios.

Desde tiempos inmemoriales, muchos de estos pueblos abrigan en sus cosmovisiones ideas muy semejantes respecto al final de la vida. Entre los mexicas, mayas, incas o las etnias de la región del gran Chaco por mencionar solo a algunos, existía una perspectiva del Tiempo conformado por una sucesión de Eras o Edades que terminaban abruptamente, generalmente por causa de algún cataclismo. A su vez a cada Edad le sucedía otra, en ciclos de destrucción-regeneración que implicaban que una generación de hombres moría para dar origen a la siguiente.

Los mapuches hablan de una lucha acuática primordial entre las Serpientes Tren Tren y Kai Kai, que dio origen al hombre actual, mientras desaparecía la estirpe anterior.

Entre los guaraníes de las grandes selvas de Sudamérica está la idea de la Fatiga Cósmica, la noción de que la Tierra está cansada de vivir y necesita reposar, para lo cual necesita del siguiente paso: la destrucción. Muchas de las migraciones de estos pueblos es probable que se hayan realizado en busca de un lugar en el cual el hombre encontraría su salvación: la Tierra sin Mal, un lugar justo y sin dolor, que está en este tiempo y espacio y a la vez fuera de él.

Este mito de origen parece estar asociado a una búsqueda del hombre por eludir la destrucción de la Tierra y continuar con la marcha de la vida. A la luz de lo que está sucediendo en el actual momento evolutivo del planeta, podemos preguntarnos si relatos fundantes como este no son más bien de carácter profético.

En todo caso, los pueblos originarios se suman con sus bellas palabras -así llaman los guaraníes a sus relatos tradicionales- a la visión que alerta sobre este punto crucial de la humanidad. Visión que está acompañada por su propio camino que desde siempre ha privilegiado el respeto por la Madre Tierra y sus criaturas y la construcción de un mundo más equilibrado y espiritual, que detenga esta carrera por la destrucción en que muchos seres humanos aún están empecinados.

Por ElOrejiverde

Fuentes
Proceedings of the National Academy of Sciences,
Agencias
Clarín
https://www.clarin.com/sociedad/advierten-tierra-encamina-sexta-extincion-masiva-especies_0_B1V2sPfB-.html
Nature
http://derivados.negocios1000.com/2014/07/las-6-extinciones-masivas-de-la-tierra.html
National Geographic
http://www.nationalgeographic.com.es/naturaleza/actualidad/tierra-esta-las-puertas-sexta-extincion-masiva-vertebrados_11723
Fecha: 18/7/2017

Notas relacionadas

El Orejiverde es un proyecto apoyado por Fundación Felix de Azara Fundación de Historia Natural Félix de Azara, con el auspicio de:

Del nuevo extremo Grupo Editorial
Lof Vicente Catrunau Pincén
Universidad Nacional de Tres de Febrero

y los auspicios institucionales de

UNGRAL
PAZ Y JUSTICIA
TEFROS
RELATOS DEL VIENTO
CCAIA
Takiwasi
Genocidio
Pressenza
Universidad Popular Originaria
Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social
Grupo Documenta
Ministerio de Educación
Grupo Inernacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas
Servicios en Comunicación Intercultural
BLIBLIOTECAS RURALES DE CAJAMARCA
Logo del Movimiento en Defensa de la Pacha
 ProArHEP del Departamenro de Ciencia Sociales de la Universidad Nacional de Lujan
 Universidad Nacional de Lujan
Tigre Municipio
PCCA
BIOANDINA ARGENTINA
MUSEO ETNOGRAFICO
RADIO YANDE
INAI

2015. El Orejiverde. Idea y Dirección General CARLOS R. MARTINEZ SARASOLA. Domicilio legal: Jorge Newbery 1873, 3ro B (1426) CABA.
Número de Registro de Propiedad Intelectual 5244912. - Website realizado por arazifranzoni