EL TIEMPO Buenos Aires

Parcialmente nublado

T22°
Parcialmente nublado

Min: 16°C    Max: 23°C

La presentación de algunas Scolas do Samba en el reciente Carnaval celebrado en el Sambódromo de Rio de Janeiro reavivó el recuerdo de la esclavitud en la historia profunda de Brasil

Dios mío, Dios mío ¿se extinguió la esclavitud?
(Tema de la Escuela de Samba “Paraíso de Tuiuti” 2018)
El pájaro del conocimiento solamente levanta vuelo cuando agita las dos alas de forma sincronizada: la de la universidad y la del sambódromo. Con una sola, no puede volar.

Quien defendió ese diálogo del saber académico con la sabiduría popular fue Darcy Ribeiro, constructor de universidades e idealizador del sambódromo. Fue una mañana del 17 de febrero de 1997 en el hospital Sarah Kubitschek, en Brasilia, horas antes de morir. Él no podía imaginar que exactamente veintiún años después, un ave – Tuiuti, de la familia de los periquitos - iría a sobrevolar la avenida Marquês de Sapucaí (en el sambódromo), con un vuelo ondulado, rítmico, soberbio, para narrar de forma dramática la historia de la esclavitud. Una escuela de samba, con un aula magistral, viene a llenar una laguna, ya que la otra, la del sistema escolar, es casi siempre omisa. Et pour cause.

Ahora, en el desfile de las escuelas campeonas, Preto Velho, el sabio guía, indica de nuevo los caminos recorridos por la humanidad. Manifiesta una visión crítica de esa historia de masacre, dolor y sufrimiento. Recuerda que “donde hay libertad no hay fierro ni capataz”. Enseña con alas y carros alegóricos que detrás de todo monumento de cultura existe siempre barbarie, como dice Walter Benjamín. ¿Quién construyó las pirámides de Egipto y las llamadas “civilizaciones” de la Antigüedad: Babilonia, Grecia, Roma? Aristóteles y los filósofos griegos, si tuvieran que plantar lo que comían, ¿tendrían tiempo para filosofar?

Doña Rufina

En el carro principal - abre-alas - Quilombo Tuiuti, inspirado en las fortificaciones de las aldeas africanas, desfilan rinocerontes. Otro carro cuenta como fue el tráfico de esclavos. La comisión de frente, con su grito de libertad, lleva negros encadenados, azotados por un capataz, invocando sus entidades:
- Ê Calunga, ê!
Ante nuestros ojos desfilan el régimen de trabajo, la minería, los ingenios azucareros, gentes de las naciones mandinga, cabinda, haussá y hasta un rey Egbá preso a unas cadenas: “Sufrí en las manos de un capataz. Morí en los cañaverales donde se plantaba gente”. En el ala de la Velha Guarda, doña Rufina, 92 años, resplandeciente y luminosa, baila samba con gracia en una silla de ruedas, deslizando por el asfalto la historia de la resistencia.

La pregunta del tema que resuena por todo el sambódromo, 130 años después de firmada la llamada Lei Áurea que proclama la abolición de la esclavitud: Dios mío, Dios mío ¿se extinguió la esclavitud?

La respuesta está en el último carro, el “Neo Tumbeiro”. Un navío negrero actual transporta en la parte inferior trabajadores – los guerreros de la CLT - que yerguen, como protesta, sus cédulas de identidad laboral. En el piso intermedio, manos gigantes manipulan títeres – los “manifestoches” - que con narices de payaso y sus camisas amarillas golpean cacerolas, sin sospechar, pobres!, que aquel cacerolazo beneficiaba a sus adversarios. En la parte alta del carro, la élite política y económica, con sacos llenos de dinero, sustenta el “Vampiro Neoliberal” con una banda presidencial. Los patos de la FIESP bailan. Y algo inédito: aparece un tucano preso, antes de obtener un habeas-corpus concedido Uds. saben por quién.

Esta lectura del país fue posible porque las dos alas del pájaro, en la metáfora de Darcy Ribeiro, funcionaron sincronizadas. El carnavalesco Jack Vasconcelos y su asistente Léo Morais, profesor de historia, partieron del principio de que “la historia es la ciencia de los hombres en el tiempo”, como propone la Escuela de los Anales, reelaborando las relaciones pasado, presente, futuro. Consultaron investigaciones sobre la esclavitud realizadas por la universidad, cruzaron con la tradición oral y presentaron el resultado en el lenguaje carnavalesco del sambódromo.

Periodismo esclavizado

Por primera vez el conocimiento académico, fertilizado y transfigurado por la cultura popular, desfila en carnaval en todo su esplendor, al alcance de los no iniciados. Por primera vez, como en una tesis de doctorado, una Scola, sin cualquier pedantismo, divulga en las redes las fuentes bibliográficas de su tema de samba. El proto-campesinado negro en las Américas del recordado Ciro Flamarion comparece en la pasarela del samba al lado del tráfico de esclavos de Pierre Verger, del diccionario de la esclavitud negra en Brasil de Clóvis Moura, de la esclavitud en Brasil de Jaime Pinsky, de la esclavitud en África de Paul Lovejoy y de tantos otros.

Sin embargo, quien siguió el desfile por la televisión veía una cosa y oía otra, porque “nadie en el estudio de la red Globo se atrevió a narrar lo que veía. Una escena patética y embarazosa. Durante largos minutos, las imágenes mostraban una platea vibrando con el carro alegórico que traía en destaque un presidente Temer “Vampirizado” como observó el periodista Florestan Fernandes Jr., para quien “solo faltó al desfile de la Tuiuti mostrar a los propios reporteros como esclavos de sus señores, sin libertad para decir lo que todos vieron a colores y en vivo”, una referencia al “periodismo esclavizado”.

Pero no solamente fue eso. Los comentaristas sin preparación desconocían lo que existe escrito sobre el tema, tanto en el campo da literatura como en los ensayos de historia. Cuando ante las cámaras desfilaba el carro con tráfico de esclavos, no se hizo ninguna alusión al poema épico “O Navio Negreiro” de Castro Alves, sobrentendido a lo largo de todo el tema del samba:
- “Senhor Deus dos desgraçados! Dizei-me vós, Senhor Deus! Se é loucura, se é verdade, tanto horror per ante os céus”.

Los espectadores reconocerían un gesto de reverencia al poeta de los esclavos, que no quiere que la bandera de Brasil sirva de mortaja a un pueblo que implora a José Bonifácio, el patriarca de la Independencia, para que arranque el pendón brasileño de los aires y a Colón para que cierre el acceso a los mares.

Memoria de elefante

El periodismo también podría levantar vuelo si buscase volar con las antenas ligadas a la academia. Los organizadores del libro “Nas rotas do Império” - João Fragoso, Manolo Florentino, Antônio C. Jucá y Adriana Campos – podrían haber sido convidados para hacer comentarios ilustrativos sobre el tema. Los locutores de la red Globo ganarían con la lectura del artículo de Ana Lugão Rios, que fue profesora de Historia de la Universidade Federal do Amazonas (UFAM) y, posteriormente del Post-Grado en Historia Social de la UFRJ. Son veintitrés páginas esclarecedoras con el título “Não se esquece um elefante: notas sobre os últimos africanos e a memória d’África no Vale do Paraíba”.

La historiadora Ana Lugão trabajó documentación sobre los registros de africanos en las haciendas del antiguo valle del café y recogió narrativas de sus descendientes en diálogo con el Laboratorio de Historia Oral de la UFF (Universidade Nacional Fluminense)

Seu Cornelio, de 82 años, doña Benedita y otros mostraron que sus abuelos esclavizados fueron capaces de imprimir en la memoria de los nietos los recuerdos de mamá África. En el caso de doña Benedita, a los abuelos les incendiaron la aldea, fueron presos, amarrados y llevados de Mozambique a Rio de Janeiro, desembarcando en el cais do Valongo donde fueron a subasta pública, como ganado.

El muelle de Valongo queda al lado del Cementerio de los Pretos Novos, descubierto en enero de 1996, cuando los albañiles que reformaban la casa de la familia Guimarães, al quebrar el piso, encontraron huesos humanos. Arqueólogos e historiadores identificaron allí cementerios de cautivos recién llegados al puerto de Rio de Janeiro, que todavía no habían sido “amansados”, denominados pretos novos. Sepultada por camadas de cemento, la memoria subterránea afloró.

Fue ahí que el matrimonio Guimarães musealizó el local creando el Instituto dos Pretos Novos, ahora amenazado de cerrar sus puertas porque el prefecto de Rio, Marcelo Crivella, cortó la pequeña línea de manutención. Su localización muy próxima al sambódromo, en Gamboa, debajo de las narices del estudio de la red Globo en la avenida Sapucaí, permite que de allí se oiga el retumbe de las baterías de las escuelas que desfilan.

Doña Benedita les contaba a sus nietos que allá en África había un animal llamado elefante que era del tamaño de la casa en que viven los blancos, conforme declaración a Ana Lugão, cuyo artículo concluye:“Dicen que un elefante nunca olvida. También es difícil olvidar un elefante”. El desfile de Paraíso de Tuiuti retransmitido en todo el mundo reavivó el recuerdo del elefante de la esclavitud.

Por José R. Bessa Freire

Fuente:
Diário do Amazonas
http://www.taquiprati.com.br/cronica/1383-o-preto-velho-os-pretos-novos-e-o-voo-de-tuiuti-ninguem-esquece-um-elefante-version-en-espa
Fecha: 4/3/2018

Glosario:
CLT : Legislación brasileña sobre el régimen de trabajo.
FIESP: Federación Patronal de la Industria de São Paulo.
Tucano: pájaro que simboliza el Partido PSDB, por lo cual el senador Aécio Neves se presentó como candidato a presidente de la república, antes de ser denunciado su participación activa en la corrupción.

El Orejiverde es un proyecto apoyado por Fundación Felix de Azara Fundación de Historia Natural Félix de Azara, con el auspicio de:

Del nuevo extremo Grupo Editorial
Lof Vicente Catrunau Pincén
Universidad Nacional de Tres de Febrero

y los auspicios institucionales de

UNGRAL
PAZ Y JUSTICIA
TEFROS
RELATOS DEL VIENTO
CCAIA
Takiwasi
Genocidio
Pressenza
Universidad Popular Originaria
Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social
Grupo Documenta
Ministerio de Educación
Grupo Inernacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas
Servicios en Comunicación Intercultural
BLIBLIOTECAS RURALES DE CAJAMARCA
Logo del Movimiento en Defensa de la Pacha
 ProArHEP del Departamenro de Ciencia Sociales de la Universidad Nacional de Lujan
 Universidad Nacional de Lujan
Tigre Municipio
PCCA
BIOANDINA ARGENTINA
MUSEO ETNOGRAFICO
RADIO YANDE
INAI

2015. El Orejiverde. Idea y creación original: CARLOS R. MARTINEZ SARASOLA. Dirección general: LUCAS MARTINEZ SARASOLA.
Domicilio legal: Olleros 1878. Piso 10 B(1008) CABA.
Número de Registro de Propiedad Intelectual 5341607. - Website realizado por arazifranzoni