EL TIEMPO Buenos Aires

Breezy

T17°
Breezy

Min: 12°C    Max: 20°C

suscribirse
Recibir resumen períodico
de las noticias y artículos
más destacados del diario.

Kanahus Manuel y Stephen Buffalo están dedicados a proteger las tierras y las culturas de los pueblos indígenas en Canadá. Pero cada uno tiene diferentes visiones sobre la mejor manera de hacerlo

Para algunos, son sus hijos o sus perspectivas de tener hijos. Para otros, es su tierra y comunidad, su pasado y su futuro.

Tanto Kanahus Manuel de la Nación Secwepemc en Columbia Británica como Stephen Buffalo de la Nación Samson Cree en Alberta están profundamente dedicados a proteger las tierras y las culturas de los pueblos indígenas en Canadá. Pero cada uno tiene diferentes visiones sobre la mejor manera de hacerlo.

Kinder Morgan quiere construir un controvertido oleoducto que conecte a la provincia de Alberta con la de Columbia Británica. De un lado de la controversia está la industria, la provincia de Alberta y el gobierno federal, que dicen que este nuevo oleoducto es de interés nacional. Por otro lado está el gobierno de Columbia Británica, muchas comunidades indígenas y ambientalistas.
Aquellos que están en contra del gasoducto dicen que les preocupa que si este oleoducto sigue adelante, Canadá no podrá cumplir con los objetivos climáticos. También están preocupados por posibles derrames en los ambientes de agua dulce, en comunidades en el interior y en la costa, o en aguas marinas costeras.

Dos posiciones de líderes de las Primeras Naciones

Manuel está en la vanguardia de la oposición al proyecto de expansión Trans Mountain de Kinder Morgan. El oleoducto pasaría por las provincias de Alberta y Columbia Británica, atravesando grandes extensiones de tierras de las Primeras Naciones. Buffalo encabeza el Consejo de Recursos Indígenas, un grupo de apoyo que está a favor del oleoducto si se hace de manera segura, genera beneficios financieros para las Primeras Naciones y les otorga poder de decisión.

Manuel se preocupa por proteger la tierra del daño. Buffalo ve el oleoducto como una oportunidad para reunir dinero y recursos para los pueblos indígenas. Tanto Buffalo como Manuel han sacrificado mucho en apoyo de sus visiones. Manuel, madre de cuatro hijos, ha sido arrestada en múltiples ocasiones como resultado de su activismo, y una vez estuvo separada de su bebé durante tres meses. Búfalo recibe llamadas todo el tiempo de grupos indígenas que le cuestionan su apoyo al oleoducto.

Lo que significa un oleoducto

“Cuando pienso en este oleoducto que se propone atravesar nuestro territorio me siento muy triste y enojada porque, como madre indígena, debería estar allí pasando todo mi tiempo con mis hijos, enseñándoles la cultura, el idioma, las tradiciones, “dijo Manuel. “Y sin embargo, una gran parte de mi tiempo consiste en luchar contra el petróleo, el gas y la minería, cosas que están destruyendo la esencia misma de lo que somos: la tierra”.

Generaciones futuras

“Estoy dispuesta a hacer lo que sea necesario”, dice Manuel. “Y muchas veces, la gente puede ver eso como radical y extremo. Pero hacemos todo lo posible por amor. He dado a luz a mis bebés en nuestra tierra, en nuestras montañas, con agua limpia y aire limpio que los rodea, y cedros, cardenales, arrendajos azules y toda la belleza de nuestra tierra. Lo hice para que mis hijos pudieran ver lo que puede ser hecho».

“Hay niños que se están matando a los 13 años, a los 10 años, porque no ven esperanza en la vida”, dijo Buffalo. “Y eso es porque están atrapados con recursos mínimos. Si podemos encontrar la manera en que las Primeras Naciones puedan participar en estos grandes proyectos, tal vez esa vida sea mejor”.

Por qué luchan y seguirán luchando

“No renunciamos a la tierra… no pedimos que nos pusieran en reservas, no pedimos fronteras, no pedimos que el gobierno nos controle”, dijo Buffalo. “Si quieres que esta tubería pase a través de nuestro territorio tradicional, no puedes hacerlo sin nosotros».
Tenemos los principios y la responsabilidad de velar por las próximas siete generaciones o incluso las próximas miles generaciones.

Los beneficios económicos para las Primeras Naciones

En la última década, se han firmado más de 300 acuerdos de impacto y beneficio entre empresas de energía y comunidades indígenas, acuerdos por valor de millones de dólares y que han creado miles de empleos, según una investigación compilada por Ken Coates, profesor de la Universidad de Saskatchewan que ha escrito extensamente sobre los derechos indígenas, el desarrollo del norte y la historia del norte de Canadá.

“Una empresa conjunta no es tan emocionante como un bloqueo, entonces no escuchamos sobre ella porque todos sabemos que el conflicto genera más interés de los medios. Pero el cambio en los últimos años ha sido revolucionario”-afirma Coates quien agrega que las comunidades de las Primeras Naciones y Métis han asumido participaciones reales en el sector del petróleo y el gas.

Dos Primeras Naciones de Alberta, Fort McKay y Mikisew Cree, por ejemplo, compraron recientemente parte de una instalación de almacenamiento de tanques de Suncor por valor de más de $ 350 millones.

Fort McKay First Nation, situada cerca del epicentro de los depósitos de arenas petrolíferas de Athabasca, tiene una tasa de desempleo de cero, un ingreso anual promedio de $ 120,000 y tenencias financieras superiores a $ 2 mil millones, gracias a su incursión en los negocios.

Una resistencia en construcción

Un grupo creciente de activistas y simpatizantes de las tribus Secwepemc, están construyendo pequeñas casas para colocar en el camino del oleoducto. La construcción de la primera casa comenzó a finales del año pasado cerca de Kamloops, en Columbia Británica. Manuel, la hija del fallecido líder político y activista Arthur Manuel, encabeza el proyecto “Tiny House Warriors”.

Se construirán diez pequeñas casas y se colocarán estratégicamente a lo largo del tramo de 518 kilómetros de la ruta del oleoducto Trans Mountain que atraviesa el territorio de Secwepemc, para afirmar la ley y jurisdicción de los Secwepemc y bloquear el acceso a esta tubería, dijo Manuel.

Las casas estarán equipadas con energía solar y se harán esfuerzos para utilizar materiales reciclados, para minimizar los impactos ambientales. “La gente vivirá allí. Planeamos utilizar los espacios para los campamentos de idiomas, los tatuajes tradicionales”, dijo Manuel.

La Nación Secwepemc se compone de 17 grupos. Manuel dijo que tres de ellos han firmado acuerdos con Kinder Morgan, pero es difícil saber exactamente qué bandas son porque las ofertas no se hicieron públicas.

Por Leonora Chapman
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fuente:
Radio Canadá Internacional
http://www.rcinet.ca/es/2018/05/11/un-oleoducto-el-trans-mountain-dos-visiones-de-lideres-indigenas/
Fecha: 22/5/2018

Notas relacionadas

El Orejiverde es un proyecto apoyado por Fundación Felix de Azara Fundación de Historia Natural Félix de Azara, con el auspicio de:

Del nuevo extremo Grupo Editorial
Lof Vicente Catrunau Pincén
Universidad Nacional de Tres de Febrero

y los auspicios institucionales de

UNGRAL
PAZ Y JUSTICIA
TEFROS
RELATOS DEL VIENTO
CCAIA
Takiwasi
Genocidio
Pressenza
Universidad Popular Originaria
Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social
Grupo Documenta
Ministerio de Educación
Grupo Inernacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas
Servicios en Comunicación Intercultural
BLIBLIOTECAS RURALES DE CAJAMARCA
Logo del Movimiento en Defensa de la Pacha
 ProArHEP del Departamenro de Ciencia Sociales de la Universidad Nacional de Lujan
 Universidad Nacional de Lujan
Tigre Municipio
PCCA
BIOANDINA ARGENTINA
MUSEO ETNOGRAFICO
RADIO YANDE
INAI

2015. El Orejiverde. Idea y Dirección General CARLOS R. MARTINEZ SARASOLA. Domicilio legal: Jorge Newbery 1873, 3ro B (1426) CABA.
Número de Registro de Propiedad Intelectual 5244912. - Website realizado por arazifranzoni