EL TIEMPO Buenos Aires

Parcialmente nublado

T22°
Parcialmente nublado

Min: 16°C    Max: 23°C

suscribirse
Recibir resumen períodico
de las noticias y artículos
más destacados del diario.

La carrera global por los recursos naturales es una de las mayores amenazas contra los pueblos indígenas, ya que a menudo viven en áreas remotas que aún son ricas en recursos naturales. Desafortunadamente, los pueblos indígenas son cada vez más criminalizados, o incluso asesinados, cuando defienden sus derechos.

En Camboya, un esfuerzo colectivo y un acto valiente de una mujer de 75 años ayudaron a la gente de Souy a defender sus tierras contra una compañía invasora vinculada al Presidente.

Ella conduce dos horas y media al oeste de la capital de Camboya, Phnom Penh, llega a una comunidad que consta de cinco pequeños pueblos con una población total de alrededor de 1.350 personas. Son los últimos miembros de los indígenas Souy, que hasta hace poco vivían en paz en sus tierras ancestrales. Aquí es donde la defensora de los derechos indígenas Putla, ha vivido la mayor parte de su vida, excepto cuando se vio obligada a mudarse por el régimen de Khmer Rouge de Pol Pot en 1979.

Hoy en día, es una mujer de 75 años cuya piel ha sido manchada por el sol y por una vida dura. Es una mujer pequeña, que mide no más de 150 centímetros, y con frecuencia se viste con el paño negro tradicional de la gente de Souy. Putla es una mujer que parece frágil a primera vista, pero esta impresión solo dura hasta que empieza a hablar, o hasta que la miras a los ojos. Tiene una voz fuerte y nítida, y sus ojos reflejan las dificultades que ha soportado en su vida.

Tradicionalmente, las personas de Souy han vivido una vida basada en el cultivo migratorio o la agricultura rotatoria. El método ha demostrado ser muy efectivo para asegurar la biodiversidad en los bosques y para reducir las emisiones de CO2. La gente de Souy tiene muchas tradiciones únicas y una cultura fuerte, que incluye una “acción de gracias espiritual” de cuatro meses de duración (llamada Sannom), que contribuye a un sentimiento colectivo fuerte, donde tanto hombres como mujeres participan en el proceso de toma de decisiones.

Creciente presión sobre la tierra del pueblo souy

A comienzos de este milenio, los medios de subsistencia de la gente de Souy estaban bajo la presión creciente de los recién llegados que, ilegalmente, entraron a sus tierras y comenzaron a talar árboles. Los madereros ilegales fueron muy efectivos y, a pesar de muchos intentos, la gente de Souy no pudo evitar la deforestación masiva de sus tierras y la disminución de la cosecha de sus cultivos debido a esto. Sin embargo, la situación se deterioró aún más cuando una empresa de caña de azúcar, recibió los derechos de alrededor de 200 hectáreas de las tierras de la aldea de Kaoduntey; el pueblo donde vive Putla. Las 200 hectáreas rodearon el pueblo y cubrieron muchos pequeños pozos de agua de los que dependían los aldeanos para regar sus cultivos.

Protesta colectiva contra el acaparamiento de tierras

Todo el mundo en el pueblo se vería afectado por este acaparamiento de tierras, y la solidaridad entre ellos fue fuerte desde el principio. Para defender sus derechos y medios de subsistencia, Putla y otras mujeres de su aldea fueron a las cuatro aldeas Souy vecinas para crear conciencia sobre el problema y obtener su apoyo. Rápidamente acordaron bloquear las carreteras cuando los carros de la compañía conducían a través de sus aldeas.

“La mayoría de los miembros de la comunidad estaban en contra de la compañía, pero no teníamos líderes. Fue una decisión colectiva luchar contra el acaparamiento de tierras”, explica Putla, recordando cómo empezó todo.

A pesar de los reclamos y los derechos oficiales de la comunidad sobre la tierra, la compañía no se retiró. En su lugar, reunieron el apoyo de la policía. Cuando los aldeanos comenzaron a bloquear las carreteras, la compañía respondió usando la fuerza para eliminarlos y muchos hombres de las aldeas fueron arrestados o golpeados.

Para contrarrestar esta violencia, algunas de las mujeres de las aldeas se ofrecieron como voluntarias para pararse frente a los bloqueos, ya que tenían menos probabilidades de ser golpeadas. Por la noche, se reunieron frente a la casa del jefe del distrito local para mostrar su protesta contra los arrestos y toda la situación. Sin embargo, las mujeres que se pusieron en primera línea no fueron inmunes a las consecuencias.

“Recibí muchas amenazas, pero no me importó. Sólo me preocupo por mi tierra. Si me preocupo por mi vida con mi tierra, la vida en sí carece de significado sin la tierra ", explica Putla, cuando se le preguntó dónde tuvo el valor para seguir luchando por sus derechos.

Arriesgando todo para frenar los carros

La situación se agravó en 2009, cuando la compañía intentó ingresar a las tierras de los pueblos de Souy en un movimiento sorpresa una mañana temprano. En ese momento, Putla, de 65 años, fue la primera que notó el sonido de los carros entrantes. Inmediatamente salió a la carretera y se tiró delante de los carros para bloquearla. Cuando el carro se detuvo a pocos metros de ella, Putla gritó:

“Si tomas nuestra tierra, también podrías tomar nuestras vidas. Mi vida no vale nada sin la tierra”.

Alarmados por el ruido, los otros aldeanos pronto vinieron a respaldarla, todo lo cual fue demasiado para los empleados de la compañía, quienes se retiraron pronto, dejando a esta pequeña mujer en el camino. Poco después, comenzaron las negociaciones entre el pueblo y la compañía, y se devolvió a los habitantes de Souy los derechos sobre sus tierras ancestrales que rodeaban su pueblo.

La importancia de la solidaridad y la supervivencia

A pesar de que este arriesgado movimiento de Putla se convirtió en el símbolo del punto de inflexión de ese conflicto de tierras para la gente de Souy, Putla no tiene dudas cuando intenta explicar cuál fue la clave para la exitosa defensa de sus derechos.

"Lo más importante es tener una fuerte solidaridad, ayudarse mutuamente y estar juntos".

Cuando se le preguntó si se volvería a tirar debajo de un carrito, su respuesta es repentina y sin vacilación: "Seguiré luchando hasta que muera. No perderé mi tierra ancestral, ¡es una lucha que no podemos permitirnos perder!" ella se ríe y dice: "No seré la perdedora, sino la ganadora".

Mayor presión sobre los defensores de los derechos indígenas

A pesar de los avances en el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas a nivel mundial en los últimos 30 años, estos logros en muchos casos no se traducen en realidades locales. Según las Naciones Unidas (ONU), los defensores de los derechos indígenas enfrentan hoy más violaciones de sus derechos que hace apenas una década. Cada año, miles de pueblos indígenas son criminalizados y discriminados. En 2017, más de 400 defensores de los derechos humanos y ambientales fueron asesinados, y aproximadamente el 50 por ciento de ellos eran pueblos indígenas.

Por IWGIA
https://www.iwgia.org/en/cambodia/3338-woman-indigenous-rights-defender
Fecha: 3/6/2019

Notas relacionadas

El Orejiverde es un proyecto apoyado por Fundación Felix de Azara Fundación de Historia Natural Félix de Azara, con el auspicio de:

Del nuevo extremo Grupo Editorial
Lof Vicente Catrunau Pincén
Universidad Nacional de Tres de Febrero

y los auspicios institucionales de

UNGRAL
PAZ Y JUSTICIA
TEFROS
RELATOS DEL VIENTO
CCAIA
Takiwasi
Genocidio
Pressenza
Universidad Popular Originaria
Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social
Grupo Documenta
Ministerio de Educación
Grupo Inernacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas
Servicios en Comunicación Intercultural
BLIBLIOTECAS RURALES DE CAJAMARCA
Logo del Movimiento en Defensa de la Pacha
 ProArHEP del Departamenro de Ciencia Sociales de la Universidad Nacional de Lujan
 Universidad Nacional de Lujan
Tigre Municipio
PCCA
BIOANDINA ARGENTINA
MUSEO ETNOGRAFICO
RADIO YANDE
INAI

2015. El Orejiverde. Idea y Dirección General CARLOS R. MARTINEZ SARASOLA. Domicilio legal: Jorge Newbery 1873, 3ro B (1426) CABA.
Número de Registro de Propiedad Intelectual 5244912. - Website realizado por arazifranzoni