La causa de la Masacre de Napalpí fue elevada a Juicio por la Verdad con la Secretaría de Derechos Humanos de Chaco como querellante. Se trata del primer proceso judicial en el cual el Estado argentino deberá responder por su responsabilidad en la comisión de Crímenes contra la Humanidad versus las Comunidades Originarias de los Pueblos Qom y Mocoví.

La jueza federal de Resistencia, Zunilda Niremperger, resolvió habilitar la realización de un Juicio por la Verdad en relación a los hechos ocurridos en la masacre perpetrada el 19 de julio de 1924 en esa región chaqueña.

Sobre la causa y el proceso judicial

La magistrada consideró, en una resolución emitida el viernes 24 de septiembre, que “resulta relevante destacar que los hechos objeto de investigación exhiben características que permiten su inclusión dentro de la categoría de delitos de lesa humanidad, cuya imprescriptibilidad posibilita que a pesar del tiempo transcurrido se pueda investigar, y de ese modo procurar su reconstrucción desde una perspectiva histórica”.

“En ese escenario, se debe considerar que existe un mandato acentuado de debida diligencia que pesa sobre el Estado Argentino, ya que quienes serían víctimas de los hechos en cuestión son integrantes de las Comunidades Indígenas Qom y Mocoví. En base a ello, considero necesario transitar un proceso que establezca la verdad de lo acontecido por su valor simbólico, histórico y humano, buscando la determinación judicial de tales hechos”, sostuvo Niremperger en el fallo en el cual acepta como querellante a la provincia de Chaco.

La magistrada refirió, además, que “la búsqueda efectiva de la verdad resulta relevante no solo en términos de memoria colectiva, sino que puede operar favorablemente en el terreno de la reparación histórica y simbólica hacia las Comunidades que habrían sido damnificadas directamente con tales hechos”.

La jueza decidió citar al Ministerio Público de la Víctima, al Ministerio Público Fiscal y a la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros de la provincia del Chaco, a fin que comparezcan a juicio, examinen las actuaciones, y “ofrezcan las pruebas e interpongan las recusaciones que estimen pertinentes” antes del inicio de este proceso que buscará esclarecer una verdad histórica para poder reparar a los familiares de las víctimas.

En el mes de julio, los fiscales federales Diego Vigay, Carlos Amad, Federico Carniel y Patricio Sabadini presentaron una solicitud ante el Juzgado Federal N° 1, a cargo de Niremperger, para que se realice este proceso tras concluir una investigación preliminar que se inició en el año 2014.

La Fiscalía encontró entre los principales responsables de los hechos al entonces presidente Alvear, a su ministro del Interior Vicente Carmelo Gallo, al gobernador interventor de Chaco Fernando Centeno y al administrador de lo que en ese momento se llamaba Reducción Estatal para indígenas Napalpí, Mario Arigó, entre otros autores materiales e intelectuales. El año pasado la Unidad Fiscal concluyó la investigación y, al no existir imputados con vida, solicitó la realización de un Juicio por la Verdad.

La fiscalía también requirió en su investigación los trabajos de Excavaciones y Exhumaciones realizadas por el Equipo Argentino de Antropología Forense en Colonia Aborigen en el año 2019.

En tanto, el día 25 de septiembre, la Secretaría de Derechos Humanos entregó al juzgado una investigación histórica que busca dar aportes al juicio.

Se trata de un trabajo que examina documentos oficiales, bibliografía y testimonios de sobrevivientes y familiares para reconstruir los hechos y el contexto histórico que llevaron a perpetrar la masacre. La investigación fue realizada desde la Dirección Nacional de Asuntos Jurídicos en Materia de Derechos Humanos por un investigador experto en historia y recorre el período histórico previo, el proceso represivo en el que se enmarcó la masacre y las razones que llevaron a las Comunidades a rebelarse y protestar por las condiciones en las que trabajaban y vivían.

La masacre

El 19 de julio de 1924, aproximadamente 200 miembros de los Pueblos Qom y Mocoví fueron asesinados a manos de la policía chaqueña y grupos de estancieros. Los Originarios reclamaban una paga justa por la cosecha de algodón a los grandes terratenientes de la provincia. Como justificación de la matanza, la versión oficial indicó que hubo una “sublevación indígena”.

Fue una de las masacres de mayor magnitud cometida en Argentina. Desde 2014 el Estado argentino, a través del Ministerio Público, investigó durante cuatro años los eventuales delitos de lesa humanidad cometidos en Napalpí, para luego solicitar la apertura de un Juicio por la Verdad, puesto que todos los culpables ya han muerto.

Napalpí sigue reclamando verdad y justicia.

Por El Orejiverde
Fuente: https://www.endepa.org.ar/masacre-de-napalpi-juicio-por-la-verdad-luego-de-97-anos/
Fecha: 4/10/2021